HUACHANA: Un santuario en la espesura del monte santiagueño

VIRGEN DE HUACHANA

Cuida nuestra Vida…

Ayúdanos a contemplarla como don sagrado, valioso y bello;

a amarla, respetarla y defenderla de toda amenaza.

Haznos más contemplativos…

 

MADRE DEL MONTE

Tu manto verde refleja la Creación que nos cobija.

Nos compromete a cuidarla y sentirla como nuestra Casa común.

Nos impulsa a la atención de toda vida amenazada por diversos

peligros: narcotráfico, trata, abusos, violencia.

Haznos más atentos y cuidadosos con la Naturaleza y los pobres…

 

PEREGRINA DE LA LUZ

Tu luz disipa toda tiniebla, devuelve la claridad y la confianza.

Tus pasos nos apuran para salir al cruce de todo lugar en donde

la vida esté en riesgo, para compartir la luz de tus ojos.

¿A dónde quieres que te llevemos para regalar la luz de tus ojos?

 


 

Para más información consulta el sitio oficial del santuario:

http://www.santuariodehuachana.net/

 


SU ORIGINAL MANTO VERDE

Virgen HuachanaMaría lleva los colores del monte santiagueño, donde quiso quedarse. María, la llena de gracia, nos regala una Vida nueva, la de su Hijo Jesús que ha venido para que todos tengamos vida y Vida en abundancia. Su manto verde nos compromete en el cuidado y defensa de la vida:

del monte y la naturaleza, nuestra Casa común, fuente de vida de nuestros hermanos campesinos.

la vida amenazada de tantos crucificados por la injusticia y la indiferencia, por el egoísmo y la corrupción, por la marginación y el sin sentido, por la soledad, la enfermedad y el dolor.

la vida de Dios, presente en lo más hondo de nuestro corazón; en la Familia; en la Comunidad; en el rostro de cada hermano; en la Palabra y la Eucaristía.


 

Oración cristiana con la creación 

(Papa Francisco)

Te alabamos, Padre, con todas tus criaturas, que salieron de tu mano poderosa. Son tuyas, y están llenas de tu presencia y de tu ternura. Alabado seas. Hijo de Dios, Jesús, por ti fueron creadas todas las cosas. Te formaste en el seno materno de María, te hiciste parte de esta tierra, y miraste este mundo con ojos humanos. Hoy estás vivo en cada criatura con tu gloria de resucitado. Alabado seas. Espíritu Santo, que con tu luz orientas este mundo hacia el amor del Padre y acompañas el gemido de la creación, tú vives también en nuestros corazones para impulsarnos al bien. Alabado seas. Señor Uno y Trino, comunidad preciosa de amor infinito, enséñanos a contemplarte en la belleza del universo, donde todo nos habla de ti. Despierta nuestra alabanza y nuestra gratitud por cada ser que has creado. Danos la gracia de sentirnos íntimamente unidos con todo lo que existe. Dios de amor, muéstranos nuestro lugar en este mundo como instrumentos de tu cariño por todos los seres de esta tierra, porque ninguno de ellos está olvidado ante ti. Ilumina a los dueños del poder y del dinero para que se guarden del pecado de la indiferencia, amen el bien común, promuevan a los débiles, y cuiden este mundo que habitamos. Los pobres y la tierra están clamando: Señor, tómanos a nosotros con tu poder y tu luz, para proteger toda vida, para preparar un futuro mejor, para que venga tu Reino de justicia, de paz, de amor y de hermosura. Alabado seas. Amén


Compartimos aquí algunos de nuestros recursos y archivos:

Cartillas entregadas a los peregrinos en las fiestas:

2013: Cartilla 2013;

2014: cartilla;

2015: cartilla;

2016: Cartilla

2017: Cartilla web

Lo que soñaron en el 2015 nuestros peregrinos para nuestra Argentina: Nuestros sueños para la Argentina

Himno: Himno

Oración a la Virgen de Huachana:banners huachana 2013 07

Historia del milagro: La niña y el milagro de la Virgen en el monte

Nuestros servidores opinan acerca del sentido de los signos religiosos (junio 2016): Signos en Huachana – Compromiso de los Servidores

Agua Bendita: folleto agua bendita

Oración comerciantes: Oración de los comerciantes

Oración bendición de abuelos: ORACIÓN DE BENDICIÓN A LOS ABUELOS

Para los enfermos: Mientras se va haciendo la Unción de los enfermos

Oración de despedida del santuario: ORACIÓN DE DESPEDIDA DE LA VIRGEN

Cancionero: Santuario de Huachana – Cancionero 2012

Cartillas sacramentos: Nos casamos por IglesiaCartilla Bautismos

Al recibir una imagen réplica: RITUAL DE ENTREGA DE IMÁGENES RÉPLICAS


Para renovar cada año

nuestra ALIANZA CON LA VIRGEN…

RITUAL DE LA ALIANZA Y DE LA LUZ:

Renovación alianza con María 31 a la noche

En la noche del 31 de julio, al final de la misa, el obispo dice: 

En esta noche santa, reunidos como pueblo peregrino de Dios y como hijos de María, queremos renovar nuestra alianza de amor con nuestra Madre.

Ella quiso estar para siempre aquí en Huachana, en este lugar de nacimiento, en este lugar de luz y de vida nueva.  Vamos a encender nuestras velas, para renovar nuestro pacto de fidelidad y de amor con nuestra Madre.

(Mientras se encienden las velas, el coro entona un canto).  Luego, el obispo continúa:

A cada invocación, renovamos nuestra alianza con la Virgen, diciendo de corazón y con nuestra vela en alto: Tú eres nuestra y nosotros somos tuyos. (Repetimos todos): Tú eres nuestra y nosotros somos tuyos.

Querida Madre nuestra y Madre de Dios, nosotros, peregrinos de tu Santuario, nos consagramos al Padre Dios por medio tuyo y ponemos bajo tu protección toda nuestra vida y la de nuestros seres queridos. Estamos en tus manos. Nos cobijamos en tu manto. Allí nos reconocemos hermanos, compañeros de camino y solidarios. Recíbenos en tu vientre, para gestar en nosotros a tu mismo Hijo Jesús. Danos a luz en esta noche. Necesitamos nacer de nuevo. Tu luz alumbra nuestras tinieblas. Deseamos ser hombres y mujeres nuevos, que irradien tu luz en esta noche de la historia. Por eso te decimos:

Tú eres nuestra y nosotros somos tuyos.

VIRGEN DE HUACHANA: Cuida nuestra Vida… Ayúdanos a contemplarla como don sagrado, valioso y bello; a amarla, respetarla y defenderla de toda amenaza Haznos más contemplativos… Por eso te decimos:

Tú eres nuestra y nosotros somos tuyos.

MADRE DEL MONTE: Tu manto verde refleja la Creación que nos cobija. Nos compromete a cuidarla y sentirla como nuestra Casa común. Nos impulsa a la atención de toda vida amenazada por diversos peligros: narcotráfico, trata, abusos, violencia. Haznos más atentos y cuidadosos con la Naturaleza y los pobres. Por eso te decimos:

Tú eres nuestra y nosotros somos tuyos.

PEREGRINA DE LA LUZ: Tu luz disipa toda tiniebla, devuelve la claridad y la confianza. Tus pasos nos apuran para salir al cruce de todo lugar en donde la vida esté en riesgo, para compartir la luz de tus ojos. ¿A dónde quieres que te llevemos para regalar la luz de tus ojos?… Por eso te decimos:

Tú eres nuestra y nosotros somos tuyos.

Dice Jesús en su Palabra: si la luz que hay en ti se oscurece, cuánta oscuridad habrá. Delante de María, nuestra Madre, los invito a responder: sí, nos comprometemos.

-¿Se comprometen a mantener encendida la luz que hay en ustedes desde el día de su Bautismo? Sí, nos comprometemos

-¿Se comprometen a cuidar la luz de sus hermanos, aunque tengan que pasar dificultades e incomprensiones? Sí, nos comprometemos

-¿Se comprometen a que esta luz disipe en ustedes todo gesto de corrupción, violencia, indiferencia y odio? Sí, nos comprometemos

-¿Se comprometen a defender esta luz de toda tiniebla de muerte como es la droga, el alcoholismo, la sensualidad, la falta de respeto al cuerpo del prójimo, el machismo y todo tipo de abuso? Sí, nos comprometemos

-¿Se comprometen a cuidar de la Creación usando razonablemente los recursos naturales, evitando hacer basura y derrochar los bienes que son de todos? Sí, nos comprometemos

-¿Se comprometen a cuidar la Vida de Dios que hay en ustedes a través de la oración de cada día, la vivencia de los sacramentos, el compromiso en sus comunidades y el servicio al prójimo? Sí, nos comprometemos

-¿Se comprometen a cuidar la luz de sus familias, en el diálogo cotidiano, en el cuidado de los niños, ancianos y jóvenes, de modo que el televisor, el trabajo, el celular y la computadora dejen de ocupar el lugar más importante de la casa, para encontrarnos así más profundamente entre nosotros? Sí, nos comprometemos

Que María de Huachana, le presente a Jesús, en esta noche, nuestros deseos más profundos de renovar con su luz nuestra vida, y de volver a la vida cotidiana como hombres y mujeres nuevos. A Ella, nos consagramos diciendo juntos: Dios te salve María… (Apagamos las velas)


Oraciones con los signos de la fiesta

Al dejar nuestras flores…

Para reconciliarnos…

Para vivir mejor la Misa…

Al dejar una promesa…

Para cuando estamos frente a María…

Al encender una vela…

Oraciones de los cuadernos de intención…

banners huachana 2013 02banners huachana 2013 06banners huachana 2013 05banners huachana 2013 03banners huachana 2013 04

banners huachana 2013 01

Algunas oraciones tomadas de los cuadernos de intenciones del Santuario:

En Huachana, como en tantos otros Santuarios, los peregrinos se acercan a los cuadernos de intenciones para volcar su corazón. Cada peregrino carga en su mochila escritos sagrados de hermanos y hermanas que no han podido participar de la fiesta. Muchos dejan cuadernos o urnas con peticiones, cartas, agradecimientos de gente de sus lugares. Después de haber encendido una vela y haber estado un buen rato frente a la Virgen, nuestros pies se dirigen espontáneamente hacia el cuaderno. Las palabras fluyen con rapidez, sin pensar demasiado lo que escribimos. La mano se suelta al ritmo del propio corazón, sin muchas vueltas, para expresarle a María lo que sinceramente sentimos. No hace falta mucho encabezado, ni palabras difíciles o ceremoniosas. Le escribimos coloquialmente, con mucha ternura y de forma directa, como si le estuviéramos hablando cara a cara. A veces firmamos nuestras palabras, ponemos la fecha, nombramos nuestro lugar de procedencia, otras veces no. Cada oración sabe abrirse con algún nombre cariñoso, una palabra tierna hacia Ella. Se cierran con un amén, un gracias, un hasta la vuelta. Nunca falta el nombre de un familiar, un te pido, un gracias, un ayúdame, un perdóname, un te amo Virgencita. Son escritos íntimos, tiernos, hondos, sinceros. En ellos se resume nuestra vida, nuestro hoy, nuestras cosas más de adentro, lo que nos preocupa, lo que nos duele, lo que nos entristece, lo que nos emociona, lo que anhelamos, lo que nos alegra. Por eso, estos cuadernos son sagrados, son el tesoro de nuestro Santuario, ya que contienen la oración del pueblo santo de Dios.

Día 6 cuadernos de intenciones.JPG

Estos cuadernos son los testimonios silenciosos de nuestro cariño a la Virgen y de los innumerables nombres, historias, penas, angustias, culpas, pero también alegrías, logros, pasos, compromisos, deseos de cambio. En ellos quedan impresos las huellas digitales del alma, única y original, de cada peregrino. Y a su vez, misteriosamente, lo que más tenemos en común con los demás. Las oraciones, puestas una al lado de otra, expresan nuestra comunión profunda. Damos gracias por haber podido llegar bien, pedimos un buen regreso. Rezamos por nuestras familias, por la salud, la unión y la paz. El corazón se expande para abarcar muchos rostros. Somos fieles mensajeros, intercesores de nuestros hermanos. Nos sentimos obligados a nombrarlos, a ofrecérselos a María. Agradecemos mucho, ya que es de bien nacido el ser agradecido. Nuestra mirada abarca también horizontes amplios para pedir por el país, nuestros gobernantes, los jóvenes, los niños, los enfermos y ancianos, la paz en el mundo, la Iglesia, nuestras localidades. Alguno aprovecha también para volcar una confesión, un arrepentimiento, un dolor agudo guardado en secreto, la conciencia inquieta, un deseo sincero de cambio, la impotencia y angustia ante un vicio muy arraigado. Desplegamos con ilusión nuestros anhelos: el deseo de una familia, un compañero/a, los hijos, la reconciliación tan esperada, un título como recompensa del esfuerzo en los estudios, el progreso material (una casa, un trabajo, un coche). Decimos palabras muy lindas a la Virgen, la piropeamos. Hay oraciones cortas, simples, otras más largas y expansivas. Las hay de niños, con dibujos, flores y corazones. Las hay de gente muy mayor. Las hay de profesionales y universitarios. Las hay de analfabetos que, al menos, dejan una línea o un jeroglífico indescifrable. Estos cuadernos reflejan el corazón de María, donde quedan grabadas tantas historias sagradas, donde hay lugar para todos.

100_5342

Al escribir nuestra oración deseamos fijar nuestra historia, para que a esas palabras no se las lleve el viento, sino que queden grabadas en algún lugar. María las lee y las ofrece al Padre Dios. Al igual que las palabras de su Hijo, Ella conserva nuestras cosas y las medita en su corazón (Lc 2,19.51). Tener este tesoro en nuestro Santuario nos compromete a interceder por la vida sagrada de tantos peregrinos. De ahí que, desde un tiempo, venimos entregando algunos cuadernos a hermanos y hermanas que oran por nosotros. Muchos laicos, religiosas, sacerdotes rezan por nosotros en lo escondido de su hogar, en la celda de un monasterio de Clausura, en su comunidad parroquial, en su grupo de oración. A pesar de que nunca nos encontraremos cara a cara con ellos, estamos profundamente unidos por la oración. Es lo que llamamos, en el Credo, la comunión de los santos. Desde el Bautismo formamos parte de esta familia grande que es la Iglesia, donde nos enriquecemos unos a otros. Como un gran tejido que va entrelazando distintos hilos, vamos formando un bello tapiz, que sólo en el cielo alcanzaremos a disfrutar de su múltiple belleza. Esto nos hace caer en la cuenta de que no estamos solos en este mundo. El peso de nuestra cruz es llevado también por otros hombros. Nuestra súplica confiada resuena junto a otras voces que se dirigen, como flechas certeras, al corazón de Dios. Estos diversos hilos que se cruzan misteriosamente, van tejiendo una red de comunión y amor, capaz de vencer todo egoísmo, autosuficiencia y egoísmo. Nosotros oramos por nuestros difuntos, quienes, al llegar a la Casa del Padre, unen su plegaria a la de nuestros queridos Santos, dándonos fuerza para nuestro peregrinar cotidiano. Intercedemos por muchos hermanos, nombrándolos en los cuadernos, que serán tomados por otros, con respeto y delicadeza, para hacer suyas nuestras plegarias. En cada misa celebrada en el Santuario, junto a los peregrinos que llegan y los pobladores de Huachana, ofrecemos el Sacrificio de la Misa por los autores anónimos de estos tesoros escritos. La fuerza de estos vínculos solidarios de esta hermosa familia huachanera hace presente el Reino de Dios en nuestro mundo, corriendo con su luz toda tiniebla y tristeza. Recién en el cielo –dirá Santa Teresita-, todos reconocerán que se deben mutuamente las gracias que les han merecido la santidad.

ORACIONES PEREGRINOS

Para leer más oraciones de los cuadernos de intenciones, puedes entrar en:

https://recursospastoralescomunidadesrurales.wordpress.com/2016/11/09/como-la-sangre-en-el-cuerpo/

Recomendamos la lectura de los subsidios acerca de la oración de intercesión, que los puedes bajar de:

https://recursospastoralescomunidadesrurales.wordpress.com/2016/10/24/padrinos-de-oracion/

 

Anuncios

2 pensamientos en “HUACHANA: Un santuario en la espesura del monte santiagueño

  1. Pingback: HUACHANA: Un santuario en la espesura del monte santiagueño – Santuario de Huachana

  2. Pingback: Como la sangre en el cuerpo… | RECURSOS PASTORALES COMUNIDADES RURALES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s